Todo lo que nunca quiso saber sobre el déficit vitamínico





Defícit vitaminico

Ahora que está de moda esto del déficit, hoy vamos hablar de lo que viene siento el déficit vitamínico. Actualmente en las sociedades desarrolladas hay mucha gente que no llega a los niveles mínimos de vitaminas que su organismo necesita, aunque tengan a su disposición una gran variedad de alimentos. Existen dos tipos de deficiencias vitamínicas: una debida a una ingesta insuficiente, y otra causada por la imposibilidad del cuerpo para absorberlas correctamente.

La primera deficiencia, debida a una ingesta insuficiente, se puede producir en casos de pobreza, anorexia, diferentes hábitos alimentarios, al tipo de cocción de los alimentos o a su incorrecta combinación. En cambio el segundo tipo de deficiencia, debida a la mala absorción de las vitaminas, es por causas fisiológicas como una mala digestión, una situación patológica, un incremento de las necesidades diarias o un aumento de las excreciones vitamínicas.

Hay grupos de individuos que tienen más riesgo de padecer algún tipo de déficit y pueden necesitar un aporte extra de vitaminas: niños y adolescentes, ancianos, mujeres embarazadas, fumadores, deportistas de élite y personas con patología intestinal o que siguen dietas hipocalóricas estrictas.

Los individuos que no llegan a cubrir las necesidades diarias, pueden notar síntomas como fatiga, cansancio y palidez, o llegar a tener problemas fisiológicos, de crecimiento y de reproducción.

En muchos casos la solución es incrementar el consumo de alimentos que contengan la vitamina en cuestión o acudir al médico para que recete un suplemento vitamínico.  Estos recursos ayudarán a conseguir un mayor aporte de vitaminas que se ajuste a las necesidades diarias recomendadas y por lo tanto a mejorar el estado de salud.

Comentarios

comentarios